Your Website Title
Your Website Title

Desde distintos puntos del globo coincidimos que algo debe ser hecho, por lo menos discutido, frente al avasallamiento de los derechos inherentes de los pueblos.

Lo que ya no ocultan en llamar el "nuevo orden mundial" se ve herido de muerte y debe utlizar todos sus artilugios para sobrevivir.

Uno de los más importantes es la prensa. La información debe fluir libre entre los pueblos sin los canalizantes clásicos de los discursos fáciles.

Autores de distintos países y regiones opínan y describen una realidad que no le va a llegar a través de la prensa, lo esperamos en el periodismo del futuro.

 


 

George Orwell

 Y el hombre es sólo una insignificancia. ¿Cuánto tiempo lleva existiendo? La Tierra estuvo deshabitado durante millones de años.

-¡Qué tontería! La Tierra tiene sólo nuestra edad. ¿Cómo va a ser más vieja? No existe sino lo que admite la conciencia humana.

-Pero las rocas están llenas de huesos de animales desaparecidos, mastodontes y enormes reptiles que vi- vieron en la Tierra muchísimo antes de que apareciera el primer hombre.

-¿Has visto alguna vez esos huesos, Winston? Claro que no. Los inventaron los biólogos del siglo XIX. Nada hubo antes del hombre. Y después del hombre, si éste desapareciera definitivamente de la Tierra, nada habría tampoco. Fuera del hombre no hay nada.

-Es que el universo entero está fuera de nosotros. ¡Pien- sa en las estrellas! Puedes verlas cuando quieras. Algu- nas de ellas están a un millón de años-luz de distancia. jamás podremos alcanzarlas.

-¿Qué son las estrellas? -dijo O’Brien con indiferen- cia-. Solamente unas bolas de fuego a unos kilómetros de distancia. Podríamos llegar a ellas si quisiéramos o hacerlas desaparecer, borrarlas de nuestra conciencia. La Tierra es el centro del universo. El sol y las estrellas giran en torno a ella.

Winston hizo otro movimiento convulsivo. Esta vez no dijo nada. O’Brien prosiguió, como si contestara a una objeción que le hubiera hecho Winston:

-Desde luego, para ciertos fines es eso verdad. Cuando navegamos por el océano o cuando predecimos un eclipse, nos puede resultar conveniente dar por cierto que la Tierra gira alrededor del sol y que las estrellas se encuentran a millones y millones de kilómetros de nosotros. Pero, ¿qué importa eso? ¿Crees que está fuera de nuestros medios un sistema dual de astronomía? Las estrellas pueden estar cerca o lejos según las necesitemos. ¿Crees que ésa es tarea difícil para nuestros matemáticos? ¿Has olvidado el doblepensar?