The “magic” seven y las Presidenciales francesas

 

 “Most of you will know that seven is quite a number... now I'm going to test your numerology skills by asking you to think about the magic seven”

"La mayoría de ustedes sabrán que siete es un buen número ... ahora voy a probar sus habilidades de numerología pidiéndole que piense en el mágico siete"

 
Así comenzaba su discurso la actual presidente del FMI Christine Lagarde en ocasión de una conferencia realizada el pasado 15 de enero de 2014 en Washington.

Por absurdo que parezca no es de extrañar declaraciones del tipo, ya que las tendencias ocultistas y cabalísticas son una práctica recurrente  - hasta casi obligada- entre los altos funcionarios de aquellas estructuras de control planetario, tal como lo es, el Fondo Monetario Internacional.


Este 7 de mayo precisamente, se decidirá qué candidato ocupará el Eliseo francés por los próximos 5 años. Cabe preguntarse al respecto ¿porqué el 7 de mayo fue el día elegido para celebrar la segunda y definitiva vuelta de las elecciones francesas?


La fecha elegida para estas elecciones es un sinsentido, si se tiene en cuenta que el día 8 –oportunidad en la que se conmemora el fin de la segunda guerra mundial- es una día festivo en Francia como en otros países de Europa, y una gran parte del electorado se encontrara ausente de sus lugares de residencia durante el fin de semana, sin posibilidad de emitir voto alguno.
Entonces cabe preguntarse nuevamente ¿por qué el 7 de mayo? pudiéndose haber fijado cualquier otra fecha en el calendario electoral.


Pero no es casualidad que el 7 de mayo haya sido expresamente elegido por la Haute Autorité des Primaires Citoyennes, es decir la máxima autoridad electoral francesa, como fecha para llevar a cabo lo que será la última vuelta, y la victoria definitiva de uno de los dos candidatos a la presidencia del país galo.


No es de sorprendernos tampoco, que la fecha elegida sea precisamente el 7 de mayo, dada la importancia que representa dicho número en algunos círculos ocultistas, como así también en la práctica de la cábala, donde la trascendencia del número 7 o Netzach en hebreo, data de tiempos babilónicos.


Tal es así que El sacerdote hebreo Esdras, desterrado en Babilonia, escribió allí los cinco primeros libros de la Biblia, prescribiendo rezar siete veces al día.

Él ensalzó por escrito el valor del número siete hasta la saciedad, por lo cual en el libro del Antiguo Testamento se evoca muchas veces el número siete, desde las siete ciudades cananeas que los israelitas debieron vencer para tener su tierra prometida, hasta los siete brazos del candelabro sagrado (Menorah), un símbolo que las legiones romanas bajo el mando del Emperador Tito Flavio Vespasiano se llevaron del Templo de Salomón, luego del sitio de Jerusalén en el año 70 de nuestra era.


En la actual cosmovisión cabalística el 7 o Netzach es el séptimo Séfira del Árbol Cabalístico o árbol de la vida, conocido también como Sefirot.

En hebreo, el sentido etimológico del término se asocia al de victoria, que evoca al mismo tiempo la idea de dominio y de energía victoriosa.


Fue un 7 de mayo de 1945 y no el día 8 como se cree, que el Jefe de estado mayor de la Wehrmacht -Gral. Alfred Jodl- bajo una enorme presión del Comando Supremo Aliado, firmó en Reims, Francia, la rendición incondicional de Alemania – lo que marcó la victoria final de los aliados sobre el “Reich de mil años” en la segunda guerra mundial- más allá de que la conmemoración de dicho acontecimiento se realice cada 8 de mayo.


No es obra del azar tampoco, sino en razón de su enorme importancia cabalística y esotérica que este 7 de mayo de 2017 se decidirá –en segunda vuelta- quién ocupará el cargo de Président de la République durante el próximo quinquenio.


Y ello es así dado que uno de los candidatos finalistas a la presidencia de la República,  es nada menos que Emmanuel Macrón, hombre elegido por la elite financiera mundial para ocupar dicho puesto.
Antiguo empleado de la banca Rothschild, Macron supo hacer de su carrera política una verdadera carrera maratónica.

Conocido en el ámbito de la banca como el “Mozart de la finance” con solo 39 años, y no habiendo sido jamás electo para un cargo público, pudo crear un partido de la nada misma, hasta convertirse en el candidato con más votos obtenidos en su camino hacia la presidencia de la República.


¿Pura obra del azar? Convengamos que no, continuador del mismo modelo destructivo puesto en marcha inicialmente por Sarkozy, todo indicaría que el plan de la elite global es erigir a Emmanuel Macron como el nuevo candidato a la presidencia y, para ello, la elección de una fecha tan especial para los mundialistas.


Las presentes elecciones sorprenden tanto por su imprevisibilidad como así también por el absurdo de las mismas. Hemos sido testigos del llamado de TODOS los candidatos franceses sin excepción a votar contra la candidata del Front National, Marine Le Pen.

En igual sentido, veremos atónitos como los votantes de “izquierda” o “socialistas” se acercaran a las urnas el próximo domingo para dejar su voto al preferido de la banca Rothschild y globalista, Emmanuel Macron, mientras aquellos votantes de “derecha” simplemente no concurrirán a las urnas o votarán tal como lo solicitó su representante François Fillon, en contra de la “extrema derecha”.

Esto denota una profunda división dentro de la sociedad francesa, entre aquellos que prefieren la continuidad del modelo globalizador, y aquellos que ven el inminente peligro que se cierne sobre el suelo francés y demandan un cambio con urgencia.

La suerte está echada, y todo parecería indicar que a favor de la elite mundial.

Esperemos que los resultados demuestren lo contrario, sin embargo, lejos de lograr una unanimidad en las urnas, el Frente Nacional con su idea de un referéndum sobre la permanencia o no dentro de la Unión Europea no ha hecho más que alimentar el miedo y la duda entre aquellos electores que, si bien no tienen una posición definida a favor del Frente Nacional, comparten y ven con entusiasmo las propuestas manifestadas por su líder Marine Le Pen.





Pablo Cacciola

 

 

Pablo Cacciola es abogado, recibido en la Universidad de Buenos Aires.
Especializado en Derecho Internacional.curso estudios superiores en la Facultad de Derecho de la Universidad de Turín Italia, como así tambien en la Universidad Paris II Panthéon Assas en Francia.
Participa como corresponsal en Europa del canal de ideas alternativas argentino "TLV1, toda la verdad primero" habiéndo realizado diversas entrevistas con destacables personalidades del revisionismo histórico, como así tambien de la llamada "Nouvelle Droite" francesa.