Your Website Title
Your Website Title

Dominique Venner:

“Les explico donde se equivoca el Front National y todos los populismos”


No son pocos los electores franceses que comulgan con gran parte del programa propuesto por la líder del Frente Nacional, Marine Le Pen –casi 11 millones han votado en las últimas elecciones a favor de dicho partido-. Un resultado absolutamente histórico. Muchos de ellos empezaron tiempo atrás, a tomar conciencia de los riesgos a los que se enfrenta el pueblo francés como sociedad, de continuar un modelo de país como aquel llevado a cabo por Sarkozy o por Hollande en los últimos 10 años.


Un caso aparte, y que ha dejado un gusto amargo entre aquellos franceses convencidos de la necesidad de un cambio radical en la política del país galo es la idea del “Frexit”, propuesta ad nauseam por los máximos referentes del Front National.

Es decir, aquella idea de quitar a Francia de la Unión Europea –referéndum de por medio- tal como lo han hecho los ingleses poco tiempo atrás.


La diferencia fundamental, radica en el hecho de que el Reino Unido jamás formó parte de la Unión Europea ni quiso serlo.

Francia, en cambio, cuyas fronteras naturales limitan con Italia, España, Suiza, Bélgica y Alemania es uno de los pilares fundamentales de la Europa occidental y se nutre, al igual que sus hermanos vecinos, del intercambio económico, cultural, intelectual, científico e industrial con dichos países.
Un aislacionismo al estilo chino, ruso o americano es inviable en un país con escasísimos recursos naturales, e incapaz de autoabastecer en materias primas y producción de bienes de consumo, a los 65 millones de seres humanos que habitan suelo francés.
Al mismo tiempo, la retirada de Francia de la Unión Europea exigiría un cambio radical en la forma de vivir de los franceses, que se sienten al día de hoy, inevitablemente europeos. Y fue precisamente ello, lo que le ha costado la victoria al Front National. De no haber hecho jamás referencia alguna a una salida estrepitosa y apresurada de la Unión Europea, probablemente el desenlace hubiera sido otro...


En este momento donde los resultados de las elecciones presidenciales francesas monopolizan la atención de los observadores de medio mundo, ha comenzado a circular nuevamente un artículo de Dominique Venner escrito por el sitio -Polemia- el 8 de mayo de 2012, casi exactamente un año antes que el gran escritor e historiador se entregara voluntariamente a la muerte en la catedral parisina de Notre Dame.
Se trata de un comentario realizado con motivo de las pasadas elecciones francesas del 2012 que vieron como perdedor al ex presidente Nicolas Sarokozy y como vencedor a François Hollande, terminando Marine Le Pen en tercer lugar con el 18% de los votos.
He decidido traducir el texto en español dejando traslucir aquellos párrafos que más se condicen con la contingencia electoral de aquella época, dado que el análisis efectuado por Venner ofrece todavía y 5 años después, un importante punto de reflexión:


“Los dos momentos de la elección presidencial de mayo de 2012 me empujan a la reflexión para nada electoralista ni política. Algo mucho más importante ha sucedido, que era poco previsible y que deseo resumir en dos consideraciones principales: (…) La novedad de esta campaña es el Front National enteramente rejuvenecido y dinamizado por su líder. Favorecida con cualidades propias y con una carrera dura pero tenaz, Marine Le Pen ha podido hacerse escuchar en esa Francia que sufre, representando una verdadera esperanza. Su 18% de votos en la primera vuelta representan un suceso más que importante en cuanto viene acompañado de una renovación importante del electorado.
Con Marine Le Pen, el Front National ha cambiado fisonomía. Ha perdido esa imagen agresiva que era su estilo para mostrarse “moderno” sobre ciertas cuestiones sociales (contracepción, aborto) y cerrado sobre la cuestión de la inmigración. El Front National se ha convertido en el gran contenedor de los identitarios franceses, a menudo muy jóvenes que rechazan la inmigración.


Para resumir, la grande época bipolar querida por el viejo Gaullismo ha terminado. Ello se ve al mismo tiempo que pasa y cambia cada cosa, a los errores y al temperamento de Sarkozy, pero también a las cualidades de Marine Le Pen sin querer hacer previsiones, naturalmente, sobre un futuro que nosotros ignoramos.

A tal fin es necesario resaltar una conducta inquietante que no es propia del Front National pero que sí parece común a la mayor parte de los partidos “populistas” europeos (utilizo este término en una acepción para nada peyorativa). Como la mayor parte de sus emuladores europeos, el Front National sufre de una suerte de “enfermedad infantil”, como habría dicho Lenin.


La enfermedad infantil del populismo puede ser diagnosticada como un desconocimiento dramático de la realidad europea, en una tentación retrograda de volver a ese cuadro confortante de viejas naciones salidas de la historia, eso de una “Francia aislada” (como si nosotros estuviésemos todavía en la época de Luis XIV).
Es una opción difícilmente sostenible en un mundo constituido de enormes potencias y vastas zonas en conflicto, donde evidentes catástrofes se asoman en el horizonte.
Comprendemos por otro lado, la justificada desconfianza hacia las instituciones de la actual Unión Europea, que de europeo tienen solamente el nombre, siendo en realidad mundialistas en su ideología y en sus proyectos. Pero con el pretexto de que una oligarquía desnaturalizada haya puesto en funcionamiento un sistema aberrante (más jacobino que federal), ¿es necesario rechazar también todas aquellas propuestas sobre un bloque europeo, y que podían ser justas
en sus orígenes? (¿evitar otra guerra fratricida entre Alemania y Francia y construir un sistema geopolítico coherente en relación a los otros bloques mundiales y que dispusiera de una moneda propia, respecto al dólar o al yen?


¿No convendría entonces construir un nuevo proyecto movilizador, aquél de una nueva Europa Carolingia, que lleve a una refundación completa de las instituciones, a fin de que ello permita una verdadera unión federativa de pueblos hermanos y no sean en cambio, el instrumento dictatorial de ideologías mundialistas y oligarquías mafiosas?
¿No sería necesario finalmente, recordar claro y fuerte ante todo, nuestra pertenencia a una civilización europea que se justifica y que echa sus profundas raíces en nuestra más remota antigüedad común, sea ella griega, romana, celta, o germánica?”.


Dominique Venner.

 

 



The “magic” seven y las Presidenciales francesas

 

 “Most of you will know that seven is quite a number... now I'm going to test your numerology skills by asking you to think about the magic seven”

"La mayoría de ustedes sabrán que siete es un buen número ... ahora voy a probar sus habilidades de numerología pidiéndole que piense en el mágico siete"

 
Así comenzaba su discurso la actual presidente del FMI Christine Lagarde en ocasión de una conferencia realizada el pasado 15 de enero de 2014 en Washington.

Por absurdo que parezca no es de extrañar declaraciones del tipo, ya que las tendencias ocultistas y cabalísticas son una práctica recurrente  - hasta casi obligada- entre los altos funcionarios de aquellas estructuras de control planetario, tal como lo es, el Fondo Monetario Internacional.


Este 7 de mayo precisamente, se decidirá qué candidato ocupará el Eliseo francés por los próximos 5 años. Cabe preguntarse al respecto ¿porqué el 7 de mayo fue el día elegido para celebrar la segunda y definitiva vuelta de las elecciones francesas?


La fecha elegida para estas elecciones es un sinsentido, si se tiene en cuenta que el día 8 –oportunidad en la que se conmemora el fin de la segunda guerra mundial- es una día festivo en Francia como en otros países de Europa, y una gran parte del electorado se encontrara ausente de sus lugares de residencia durante el fin de semana, sin posibilidad de emitir voto alguno.
Entonces cabe preguntarse nuevamente ¿por qué el 7 de mayo? pudiéndose haber fijado cualquier otra fecha en el calendario electoral.


Pero no es casualidad que el 7 de mayo haya sido expresamente elegido por la Haute Autorité des Primaires Citoyennes, es decir la máxima autoridad electoral francesa, como fecha para llevar a cabo lo que será la última vuelta, y la victoria definitiva de uno de los dos candidatos a la presidencia del país galo.


No es de sorprendernos tampoco, que la fecha elegida sea precisamente el 7 de mayo, dada la importancia que representa dicho número en algunos círculos ocultistas, como así también en la práctica de la cábala, donde la trascendencia del número 7 o Netzach en hebreo, data de tiempos babilónicos.


Tal es así que El sacerdote hebreo Esdras, desterrado en Babilonia, escribió allí los cinco primeros libros de la Biblia, prescribiendo rezar siete veces al día.

Él ensalzó por escrito el valor del número siete hasta la saciedad, por lo cual en el libro del Antiguo Testamento se evoca muchas veces el número siete, desde las siete ciudades cananeas que los israelitas debieron vencer para tener su tierra prometida, hasta los siete brazos del candelabro sagrado (Menorah), un símbolo que las legiones romanas bajo el mando del Emperador Tito Flavio Vespasiano se llevaron del Templo de Salomón, luego del sitio de Jerusalén en el año 70 de nuestra era.


En la actual cosmovisión cabalística el 7 o Netzach es el séptimo Séfira del Árbol Cabalístico o árbol de la vida, conocido también como Sefirot.

En hebreo, el sentido etimológico del término se asocia al de victoria, que evoca al mismo tiempo la idea de dominio y de energía victoriosa.


Fue un 7 de mayo de 1945 y no el día 8 como se cree, que el Jefe de estado mayor de la Wehrmacht -Gral. Alfred Jodl- bajo una enorme presión del Comando Supremo Aliado, firmó en Reims, Francia, la rendición incondicional de Alemania – lo que marcó la victoria final de los aliados sobre el “Reich de mil años” en la segunda guerra mundial- más allá de que la conmemoración de dicho acontecimiento se realice cada 8 de mayo.


No es obra del azar tampoco, sino en razón de su enorme importancia cabalística y esotérica que este 7 de mayo de 2017 se decidirá –en segunda vuelta- quién ocupará el cargo de Président de la République durante el próximo quinquenio.


Y ello es así dado que uno de los candidatos finalistas a la presidencia de la República,  es nada menos que Emmanuel Macrón, hombre elegido por la elite financiera mundial para ocupar dicho puesto.
Antiguo empleado de la banca Rothschild, Macron supo hacer de su carrera política una verdadera carrera maratónica.

Conocido en el ámbito de la banca como el “Mozart de la finance” con solo 39 años, y no habiendo sido jamás electo para un cargo público, pudo crear un partido de la nada misma, hasta convertirse en el candidato con más votos obtenidos en su camino hacia la presidencia de la República.


¿Pura obra del azar? Convengamos que no, continuador del mismo modelo destructivo puesto en marcha inicialmente por Sarkozy, todo indicaría que el plan de la elite global es erigir a Emmanuel Macron como el nuevo candidato a la presidencia y, para ello, la elección de una fecha tan especial para los mundialistas.


Las presentes elecciones sorprenden tanto por su imprevisibilidad como así también por el absurdo de las mismas. Hemos sido testigos del llamado de TODOS los candidatos franceses sin excepción a votar contra la candidata del Front National, Marine Le Pen.

En igual sentido, veremos atónitos como los votantes de “izquierda” o “socialistas” se acercaran a las urnas el próximo domingo para dejar su voto al preferido de la banca Rothschild y globalista, Emmanuel Macron, mientras aquellos votantes de “derecha” simplemente no concurrirán a las urnas o votarán tal como lo solicitó su representante François Fillon, en contra de la “extrema derecha”.

Esto denota una profunda división dentro de la sociedad francesa, entre aquellos que prefieren la continuidad del modelo globalizador, y aquellos que ven el inminente peligro que se cierne sobre el suelo francés y demandan un cambio con urgencia.

La suerte está echada, y todo parecería indicar que a favor de la elite mundial.

Esperemos que los resultados demuestren lo contrario, sin embargo, lejos de lograr una unanimidad en las urnas, el Frente Nacional con su idea de un referéndum sobre la permanencia o no dentro de la Unión Europea no ha hecho más que alimentar el miedo y la duda entre aquellos electores que, si bien no tienen una posición definida a favor del Frente Nacional, comparten y ven con entusiasmo las propuestas manifestadas por su líder Marine Le Pen.





Malvinas: Cambio de paradigma. El recule de los medios de comunicación.

 

35 años se cumplen de lo que fuera la gesta más importante para el pueblo argentino en su lucha contra el enemigo histórico –no solo de Argentina sino de todo América Latina- es decir, el imperio anglo-americano.


Los hechos de heroísmo, de amor por lo que es de uno y por el camarada de armas, son y serán ya parte del patrimonio de todo el continente. La lucha desigual existió, las penurias y miserias de la guerra también.

Pero jamás pudieron opacar los actos de enorme arrojo, de valor, y de amor por la patria. En palabras de G.K Chesterton “El verdadero soldado no lucha porque odia lo que tiene delante, sino porque ama lo que tiene detrás”.


Como consecuencia de ello, lo que fue retratado hasta hoy como la aventura de un “general trasnochado”, de una dictadura en decadencia o un error de cálculos de militares “inexpertos” ya casi no encuentra eco en la población argentina.


Es dable observar como el proceso “desmalvinizador” que comenzó en épocas de dictadura cívico-militar y que fue proseguido por los gobiernos democráticos, en su misión  de manchar la gesta, alterando dolosamente los hechos y contando una “versión oficial” del todo marginal y penosa, ve su impostura derrumbarse año tras año.


Notablemente curioso es el cambio radical que profesan los medios de comunicación de dicho país al cumplirse cada nuevo aniversario de la gesta.

Medios como infobae, Clarín, y La Nación, (principales medios del país) publican sus notas con casi el mismo espíritu patriota que impregnaba todos los rincones de la República Argentina en aquellos primeros días de abril de 1982.

Así por ejemplo Infobae en una recentísima publicación, abre la nota de la siguiente manera: “Malvinas sigue siendo una causa justa de todos los Argentinos”(*1);  
Clarín por su parte abre una nota de igual tino, como sigue: “Perdón a los héroes de Malvinas por tanto olvido”(*2)


Mientras que La Nación por otro lado, titula una nota del 31 de marzo del corriente año bajo el siguiente título “Malvinas: La historia de los soldados argentinos que arriesgaron su vida para defender una bandera”.(*3)


Dichos títulos obligan a un análisis comparativo de dichas notas, con tantas otras publicadas por los mismos medios hace tan solo algunos años atrás, con motivo de la conmemoración de la gesta en cuestión.


A guisa de ejemplo, el cotidiano Clarín publicaba hace tan solo 5 años lo siguiente: “Malvinas, cuando el peor enemigo no estuvo del bando contrario”(*4), en una clara intención de denostar a la oficialidad argentina y desacreditar la patriada que significó una lucha desigual pero por una noble y justa causa.

La bajada de línea claramente antinacional abunda en la literatura y medios argentinos, tanto periodísticoscomo cinematográficos, sin embargo es dable observar como el espíritu desmalvinizador ya no se encuentra casi presente en el discurso de los medios de comunicación.

 
La pregunta que cabe realizarse entonces, es la siguiente:
¿Qué es lo que cambio de manera tan radical para que los medios de comunicación hayan transformado su discurso desmalvinizador profesado durante décadas, y se adecuen hoy al sentimiento nacional y al rigor histórico de lo que realmente significo dicha gesta?


Diversos fueron los factores que vienen a incidir de manera notable en dicho cambio de paradigma.


Primeramente es importante señalar el reconocimiento especial que los británicos supieron dar a los soldados argentinos de todas las fuerzas, al reconocer ellos mismos los incontables actos de arrojo y valentía, como así también la dureza de muchos combates y las situaciones de enorme dificultad en la que se vieron inmersos, a veces, incluso al borde del colapso total.

Dichas declaraciones por parte de quien fuera el enemigo en el campo de honor,  dieron pie a que muchos veteranos argentinos comenzaran a contar y compartir sus propias vivencias de dicho conflicto tal cual les tocó vivir.

Fue un paso crucial hacia el cambio de paradigma que ayudó a tener una visión alternativa de los hechos acaecidos –relatada, huelga aclarar, por sus propios protagonistas- y que difiere groseramente de lo que nos fue inculcado siempre como “la versión oficial” de la historia.
A ello debe sumarse también la aparición de medios alternativos de comunicación, los cuales tomaron forma en los últimos años y que a través de una labor seria de investigación y recopilación de distintos relatos, colaboraron enormemente en la ruptura de un discurso político desmalvinizador y antinacional.


Todo ello, ha dado lugar a que la población Argentina comience a valorar y a reconocer a sus propios héroes, como nunca lo había hecho antes.


Tal es así, y he aquí el nudo gordiano de la cuestión, que los medios canallas y desinformadores al servicio del sistema se vieron desbordados y superados por la gran cantidad de testimonios, relatos y obras literarias que –gracias a distintos medios alternativos- comenzaron a ser difundidos evidenciando una clara contradicción con lo expresado por otros canales “oficiales”, documentales, producciones cinematográficas, y demás hasta el día de hoy.

 


El recule de los medios de comunicación y su cambio de discurso no se debe a una nueva apreciación o interpretación de los hechos que se desarrollaron desde inicios de abril hasta mediados de junio de 1982, los cuales restan inmutables, sino muy por el contrario, se debe a un cambio de actitud y de mentalidad de aquellas personas que, tocados en sus corazones por las enormes muestras de amor y patriotismo, reconocieron a sus héroes y empezaron a comprender el fenómeno Malvinas como lo que siempre fue, una verdadera patriada, y una GESTA IMBORRABLE.

 

 

*1- http://www.lanacion.com.ar/1996680-malvinas-la-historia-de-los-soldados-argentinos-que-arriesgaron-su-vida-para-defender-una-bandera

*2- https://www.clarin.com/cartas-al-pais/perdon-heroes-malvinas-olvido_0_ryrTLPp2g.html

*3- http://www.infobae.com/sociedad/2017/04/02/malvinas-sigue-siendo-una-causa-justa-de-todos-los-argentinos/

*4- https://www.clarin.com/politica/Malvinas-peor-enemigo-bando-contrario_0_rJsXBgI3DXx.html

 

 

Efecto Trump en Francia,
Front National y Marine Le Pen.

 


Muchas fueron las perplejidades luego de la contundente victoria del líder republicano Donald J. Trump.
En Francia la misma fue recibida con una mezcla de rechazo e incertidumbre por parte del pueblo francés que permanece como un outsider –en gran parte por responsabilidad de los grandes medios masivos de comunicación- de todo lo que sucede fuera de las fronteras de dicho país.

Trum Le pen
Para Marine Le Pen, líder del Front National, y candidata a las próximas elecciones presidenciales a desarrollarse en mayo de este año, el triunfo de Trump en los comicios constituyó en palabras de ella “Una piedra suplementaria en la emergencia de un nuevo mundo, que tiene por vocación reemplazar un orden antiguo”.

Manifestando asimismo que:”La decisión del pueblo americano debe ser interpretada como la victoria de la libertad, libertad de un pueblo soberano ».


Idéntica fue la interpretación de muchos analistas y expertos en política internacional como también de todos aquellos que, siguiendo de cerca los acontecimientos que precedieron y siguieron la asunción de Trump, anhelaron una victoria de este último con la esperanza de poner fin a un mundo hasta hoy, completamente unipolar.

 

El programa propuesto por el Front National francés en miras a las próximas -casi inmediatas –elecciones presidenciales encuentra convergencia con la política que prometió llevar a cabo el actual presidente norteamericano. Repensar  y reevaluar la continuidad de la OTAN, (la cual para ciertos líderes del partido francés como Gilbert Collart es totalmente obsoleta), endurecer los controles migratorios especialmente como consecuencia de las enormes oleadas migratorias provenientes de los países árabes, combatir el grupo terrorista ISIS de manera tenaz, y relanzar la industria nacional para devolver la dignidad al pueblo trabajador. “Make america great again” y “Au nom du peuple” (en nombre del pueblo) son los lemas que rezan en cada uno de los mítines y discursos de ambos lideres políticos.

front national

 

Dicho lo anterior podemos sumar  los enormes vínculos históricos que unen ambos países.

El apoyo del Reino de Francia durante la guerra de independencia norteamericana (1775-1783), la intervención de Estados Unidos en las dos guerras mundiales a favor de una Francia ocupada, (1917-1918 y 1941-1945) como así también la participación activa de ambas potencias en lo militar y político, como principal brazo armado –junto a Gran Bretaña- de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), demuestran los fuertes lazos histórico y políticos que unen ambas naciones.


Sin embargo, en lo que a Marine Le Pen y Donald J Trump respecta, un acercamiento entre ambos líderes políticos no ha sido posible, o al menos, el mismo por razones que se desconocen no  sido del todo revelado.


Una visita relámpago a la ciudad de New York realizada dos semanas antes de la asunción de Trump por parte de la líder del Front National, acompañada del vicepresidente de dicho partido Louis Aliot, ha dejado un sabor amargo entre aquellos que ven con buenos ojos un posible acercamiento entre ambos caudillos.

El motivo, es que luego de haber permanecido más de tres horas en la Trump Tower del barrio de Manhattan, la candidata a presidente francesa no ha podido hacer contacto ni con Trump ni con ninguno de sus allegados. Quizá el motivo de su viaje no fuera este, sino algún otro cuyo trasfondo se desconoce, pero que a priori daría la impresión de que Le Pen se fue “con las manos vacías”.

 


La realidad del Front National es por demás complicada, sin aliados claros y visibles con suficiente poder político, a ello debe sumarse la incesante campaña basura desplegada por los medios de turno contra los principales representantes de dicho partido, que incluye entre otros ardides, una investigación judicial contra su jefa de gabinete por desvío de fondos y abuso de confianza.

En una Francia desbastada por las constantes olas migratorias de pueblos ajenos al sentir europeo, cuyo prometedores efectos de bienestar y enriquecimiento cultural han originado afectos inexorablemente adversos, un país cuyo identidad nacional se encuentra en caída libre como consecuencia de una política netamente antinacional y anti cristiana, el Front National parecería ser la única solución posible para volver a instaurar el orden en una nación sumida en el caos y la violencia.

paris inmigrants

 


Del otro lado del Atlántico y hasta aquí, muchas fueron las ilusiones antiglobalistas a lo largo y ancho del globo a raíz de la victoria del líder republicano. Sin embargo y a la fecha,  las medidas llevadas a cabo parecerían demostrar todo lo contrario.


La designación de un ex Goldman Sachs (Steve Mnuchin) como secretario del Tesoro, la partida del ex asesor en seguridad nacional Michael T. Flynn –hombre cercano a Putin-  como los acercamientos irrestrictos al Estado de Israel y el constante acoso de las fuerzas de la OTAN próximas a territorio Ruso (en la mayor escalda de tensión desde la guerra fría) demuestran que todavía nada ha cambiado.


Para algunos dicha política de Trump forma parte de un plan mayor, casi maquiavélico a fin de poder mantenerse en el poder y lograr así una cierta gobernabilidad,  con el objetivo de aplicar finalmente las medidas necesarias para rever la situación actual, mientras que para otros, la asunción de Trump se revela como un “total bluff”.

Bastará esperar el devenir de los acontecimientos en los próximos meses para comprender con certeza hacia dónde va este Nuevo Orden Mundial, su desintegración total o parcial, o su reafirmación bajo nuevos tintes “nacionalistas”.


Para Marine Le Pen y los allegados al Front National todavía queda un largo y áspero combate, primeramente contra los grandes medios, las falsas calumnias o acusaciones judiciales y, principalmente contra un pueblo indeciso, titubeante y preocupado ante un cambio tan radical en su modo de vivir y ver la realidad.

egalite

 

 

Pablo Cacciola

 

 

Pablo Cacciola es abogado, recibido en la Universidad de Buenos Aires.
Especializado en Derecho Internacional.curso estudios superiores en la Facultad de Derecho de la Universidad de Turín Italia, como así tambien en la Universidad Paris II Panthéon Assas en Francia.
Participa como corresponsal en Europa del canal de ideas alternativas argentino "TLV1, toda la verdad primero" habiéndo realizado diversas entrevistas con destacables personalidades del revisionismo histórico, como así tambien de la llamada "Nouvelle Droite" francesa.