Malvinas: Cambio de paradigma. El recule de los medios de comunicación.

 

35 años se cumplen de lo que fuera la gesta más importante para el pueblo argentino en su lucha contra el enemigo histórico –no solo de Argentina sino de todo América Latina- es decir, el imperio anglo-americano.


Los hechos de heroísmo, de amor por lo que es de uno y por el camarada de armas, son y serán ya parte del patrimonio de todo el continente. La lucha desigual existió, las penurias y miserias de la guerra también.

Pero jamás pudieron opacar los actos de enorme arrojo, de valor, y de amor por la patria. En palabras de G.K Chesterton “El verdadero soldado no lucha porque odia lo que tiene delante, sino porque ama lo que tiene detrás”.


Como consecuencia de ello, lo que fue retratado hasta hoy como la aventura de un “general trasnochado”, de una dictadura en decadencia o un error de cálculos de militares “inexpertos” ya casi no encuentra eco en la población argentina.


Es dable observar como el proceso “desmalvinizador” que comenzó en épocas de dictadura cívico-militar y que fue proseguido por los gobiernos democráticos, en su misión  de manchar la gesta, alterando dolosamente los hechos y contando una “versión oficial” del todo marginal y penosa, ve su impostura derrumbarse año tras año.


Notablemente curioso es el cambio radical que profesan los medios de comunicación de dicho país al cumplirse cada nuevo aniversario de la gesta.

Medios como infobae, Clarín, y La Nación, (principales medios del país) publican sus notas con casi el mismo espíritu patriota que impregnaba todos los rincones de la República Argentina en aquellos primeros días de abril de 1982.

Así por ejemplo Infobae en una recentísima publicación, abre la nota de la siguiente manera: “Malvinas sigue siendo una causa justa de todos los Argentinos”(*1);  
Clarín por su parte abre una nota de igual tino, como sigue: “Perdón a los héroes de Malvinas por tanto olvido”(*2)


Mientras que La Nación por otro lado, titula una nota del 31 de marzo del corriente año bajo el siguiente título “Malvinas: La historia de los soldados argentinos que arriesgaron su vida para defender una bandera”.(*3)


Dichos títulos obligan a un análisis comparativo de dichas notas, con tantas otras publicadas por los mismos medios hace tan solo algunos años atrás, con motivo de la conmemoración de la gesta en cuestión.


A guisa de ejemplo, el cotidiano Clarín publicaba hace tan solo 5 años lo siguiente: “Malvinas, cuando el peor enemigo no estuvo del bando contrario”(*4), en una clara intención de denostar a la oficialidad argentina y desacreditar la patriada que significó una lucha desigual pero por una noble y justa causa.

La bajada de línea claramente antinacional abunda en la literatura y medios argentinos, tanto periodísticoscomo cinematográficos, sin embargo es dable observar como el espíritu desmalvinizador ya no se encuentra casi presente en el discurso de los medios de comunicación.

 
La pregunta que cabe realizarse entonces, es la siguiente:
¿Qué es lo que cambio de manera tan radical para que los medios de comunicación hayan transformado su discurso desmalvinizador profesado durante décadas, y se adecuen hoy al sentimiento nacional y al rigor histórico de lo que realmente significo dicha gesta?


Diversos fueron los factores que vienen a incidir de manera notable en dicho cambio de paradigma.


Primeramente es importante señalar el reconocimiento especial que los británicos supieron dar a los soldados argentinos de todas las fuerzas, al reconocer ellos mismos los incontables actos de arrojo y valentía, como así también la dureza de muchos combates y las situaciones de enorme dificultad en la que se vieron inmersos, a veces, incluso al borde del colapso total.

Dichas declaraciones por parte de quien fuera el enemigo en el campo de honor,  dieron pie a que muchos veteranos argentinos comenzaran a contar y compartir sus propias vivencias de dicho conflicto tal cual les tocó vivir.

Fue un paso crucial hacia el cambio de paradigma que ayudó a tener una visión alternativa de los hechos acaecidos –relatada, huelga aclarar, por sus propios protagonistas- y que difiere groseramente de lo que nos fue inculcado siempre como “la versión oficial” de la historia.
A ello debe sumarse también la aparición de medios alternativos de comunicación, los cuales tomaron forma en los últimos años y que a través de una labor seria de investigación y recopilación de distintos relatos, colaboraron enormemente en la ruptura de un discurso político desmalvinizador y antinacional.


Todo ello, ha dado lugar a que la población Argentina comience a valorar y a reconocer a sus propios héroes, como nunca lo había hecho antes.


Tal es así, y he aquí el nudo gordiano de la cuestión, que los medios canallas y desinformadores al servicio del sistema se vieron desbordados y superados por la gran cantidad de testimonios, relatos y obras literarias que –gracias a distintos medios alternativos- comenzaron a ser difundidos evidenciando una clara contradicción con lo expresado por otros canales “oficiales”, documentales, producciones cinematográficas, y demás hasta el día de hoy.

 


El recule de los medios de comunicación y su cambio de discurso no se debe a una nueva apreciación o interpretación de los hechos que se desarrollaron desde inicios de abril hasta mediados de junio de 1982, los cuales restan inmutables, sino muy por el contrario, se debe a un cambio de actitud y de mentalidad de aquellas personas que, tocados en sus corazones por las enormes muestras de amor y patriotismo, reconocieron a sus héroes y empezaron a comprender el fenómeno Malvinas como lo que siempre fue, una verdadera patriada, y una GESTA IMBORRABLE.

 

 

*1- http://www.lanacion.com.ar/1996680-malvinas-la-historia-de-los-soldados-argentinos-que-arriesgaron-su-vida-para-defender-una-bandera

*2- https://www.clarin.com/cartas-al-pais/perdon-heroes-malvinas-olvido_0_ryrTLPp2g.html

*3- http://www.infobae.com/sociedad/2017/04/02/malvinas-sigue-siendo-una-causa-justa-de-todos-los-argentinos/

*4- https://www.clarin.com/politica/Malvinas-peor-enemigo-bando-contrario_0_rJsXBgI3DXx.html