Trump: la locura que se transformará en oportunidad.


     

Asistimos desde nuestra América del Sur a un dilema casi existencial sobre lo que nos ocurrirá al haber triunfado la opción conservadora en los Estados Unidos.Primero y principal porque tenemos tan impreso el RELATO maniqueo de los medios MASIVOS DE DESINFORMACIÓN que nos olvidamos de analizar la REALIDAD.

rep

Esta nos dice que el Nacionalismo Burgués típico de Donald Trump hará que se refugie  del Mundo para fortalecer economía doméstica, lo cual catapultará mediante un desarrollo sostenido de la Industria instalada en territorio Norteamericano, logrando con esta política proteccionista una época de esplendor que compita con la creciente contrapartida de China , Rusia e India, estos están dejando a los EEUU como potencia Mundial atrás y haciendo sentir ciertas debilidades propias por la falta absoluta de un plan II de supervivencia como potencia Imperialista.

 

Si hubiese ganado la Secretaria de Estado de la casa blanca Hilary Clinton representante del Establishment, de esa Oligarquía Mundial, la guerra y la xenofobia se hubiesen visto incrementada de manera exponencial peligrando incluso la supervivencia como raza Humana, el Nuevo Orden Mundial y sus directivas mas crudas se hubieran agudizados y veríamos inéditas y masivas olas de refugiados con nuevas y mas violentas guerras.clinton loca

 

 

Mientras Trump es una figura netamente generada desde el capitalismo y las oportunidades de ascenso que con maniobras, buena utilización de los negocios, cabildeos, prebendas y toda la parafernalia que ciertos avezados personajes realizan dentro de este nefasto sistema Capitalista Norteamericano de opresión, Hilary es una corporativista fruto de ser catapultada por los sin rostro que manejan todo tras bambalinas, con una agenda oscura que incluye impulsar las resoluciones de finales de los sesenta principios de los setenta generadas por el Club de Roma y del actual Club de Bilderberg, al cual les sobran dos mil millones de personas y basan su accionan en imponer el Nuevo Orden Mundial a costa de muerte, miseria y sufrimiento extremo, eugenesia, ingeniera ambiental, comida producida con agro-tóxicos letales, vacunas y enfermedades de laboratorio, sumado a los mas nuevo y eficaz, indefensión aprendida Gobbeliana y control de masas con ingeniería social tipo Soros y su agenda Mujer entre otras. .

¿Esto que sucede en los EEUU favorecerá a nuestros Países?.

 

presisA priori quitará presión por los recursos naturales y económicos de otros países azotados por el Imperialismo de las anteriores administraciones incluida la del celebre Premio Nóbel de la Paz Barack Obama, periodo que fuera el mas nefasto en perdidas de vidas Humanas a manos de la dominación y armado de ejércitos mercenarios en todas las zonas de conflictos y sobre todo Libia, Irak y Siria.

Al aumentar la producción por enquisto y favorecer el extractivismo y oferta de petróleo por Fracking , al valorizar mano de obra nacional e imposibilitar mediante vía fiscal a las Empresas para que se establezcan con facilidad en China e India sobre todo, al repatriar capitales y promover una política activa de Reimpulso Industrial a todo nivel retomando las viejas políticas Capitalistas de base que supo tener este poderoso País, al cerrarse al Mundo generará descompresión a toda escala de los procesos bélicos dando oxigeno momentáneo a una serie de países atrapados en el juego de intereses de la anterior Casa Blanca.

 

¿Cuales serian las medidas que Latinoamérica debería adoptar para adaptarse positivamente a este giro?.

Una y principal UNIDAD DE ACCIÓN, FORTALECER todos los organismos multilaterales, CELAC, UNASUR, MERCOSUR, PETROCARIBE, CARICOM, ETC, formar un gran puño cerrado  de defensa de recursos naturales y Humanos.

Unificar criterios estratégicos  mediante un congreso Latinoamericano de organizaciones sociales instaurando la AGENDA RECURSOS, RIQUEZA, TRATO COMERCIAL CON LOS EEUU en esta etapa Aprovechar la etapa menos belicista para obtener rédito ECONOMICO POLITICO Y SOCIAL.

Esta Agenda deberá ser muy dinámica y adaptativa para que ante cada acción del Norte haya una contra respuesta pro-activa en el Sur, que nos equilibre y beneficie, para ellos es fundamental que los ciudadanos ejerzan CIUDADANIA como deber cívico y ejerzan DEMOCRACIA REAL de base, cabildos, participación activa constante, no dejar hacer sin que medie su voluntad.

En los Países fuertes en desarrollo ciudadano catapultar lideres referentes, guías,  que motiven a la movilización y lucha constante por derechos, en los Países débiles intentar aunar esfuerzos para que dicha cohesión sea posible, dejando de lado egos y nimiedades , hacer visualizar que la única salida a esta crisis Mundial que también conlleva oportunidades es estar JUNTOS, ver  que desde esta misma situación negativa se podrían obtener con estrategias de Unidad en la Diversidad y Unidad en la Acción importantes avances del respeto a nuestra esquilmada Latinoamérica..

Trump representa increíblemente por su independencia económica, política y de la escala de valores que maneja, de la gente que se rodea y de su propia personalidad INDIVIDUALISTA, una firme oportunidad de avance en materia de PAZ, recordar que aprecia a PUTIN en cuanto a su LIDERAZGO y de sus ansias de pasar a la historia como salvador de los EEUU.

Nuestros adormilados Pueblos fruto de un saqueo permanente de la Derecha Neoliberal Nacionalista y una tremenda traición del Progresismo obsecuente con las trasnacionales y el poder de la ELITE en varios países deberá despertar muy rápidamente de sus siesta de una década, impulsar el socialismo del siglo XXI y las democracias avanzadas de participación popular de Países Hermanos, llámese Venezuela, Bolivia o Ecuador , las de mandatos revocatorios, de reformas agrarias, de defensa de recursos naturales, será clave para enfrentar una nueva etapa que rápidamente se instala en estos meses y años por venir.

Para los Humanistas que profesamos la DEMOCRACIA REAL, asamblearía, participativa, profundamente liberadora donde el SER HUMANO ocupe el valor CENTRAL del desvelo de la sociedad, nos es urgente infundir rápidamente de elementos de esclarecimiento ideológico que logre interés masivo por impulsar dicha unidad, cohesión estratégica, no solo en cada periodo electoral sino sobre todo en la participación entre periodos electorales para llegar a cada instancia lo mejor preparados para no llevar al poder a falsas opciones de cambio que favorezcan intereses de la minoría e incluso foráneos, esto mientras no logremos la autogestión en todas las áreas.

 

 

Trump será una excusa más para impulsar SOCIALISMO y defensa ANTIIMPERIALISTA, para poner blanco sobre negro donde estamos parados como HUMANIDAD y como Latinoamericanos para que en esta etapa crucial que vivimos a nivel Mundial obtengamos los avances mas notables de progreso Democrático Ciudadano, soñando con una América Latina unida y protegida por un sentimiento de Hermandad.

 

 

 

 

Efecto Trump en Francia,
Front National y Marine Le Pen.

 


Muchas fueron las perplejidades luego de la contundente victoria del líder republicano Donald J. Trump.
En Francia la misma fue recibida con una mezcla de rechazo e incertidumbre por parte del pueblo francés que permanece como un outsider –en gran parte por responsabilidad de los grandes medios masivos de comunicación- de todo lo que sucede fuera de las fronteras de dicho país.

Trum Le pen
Para Marine Le Pen, líder del Front National, y candidata a las próximas elecciones presidenciales a desarrollarse en mayo de este año, el triunfo de Trump en los comicios constituyó en palabras de ella “Una piedra suplementaria en la emergencia de un nuevo mundo, que tiene por vocación reemplazar un orden antiguo”.

Manifestando asimismo que:”La decisión del pueblo americano debe ser interpretada como la victoria de la libertad, libertad de un pueblo soberano ».


Idéntica fue la interpretación de muchos analistas y expertos en política internacional como también de todos aquellos que, siguiendo de cerca los acontecimientos que precedieron y siguieron la asunción de Trump, anhelaron una victoria de este último con la esperanza de poner fin a un mundo hasta hoy, completamente unipolar.

 

El programa propuesto por el Front National francés en miras a las próximas -casi inmediatas –elecciones presidenciales encuentra convergencia con la política que prometió llevar a cabo el actual presidente norteamericano. Repensar  y reevaluar la continuidad de la OTAN, (la cual para ciertos líderes del partido francés como Gilbert Collart es totalmente obsoleta), endurecer los controles migratorios especialmente como consecuencia de las enormes oleadas migratorias provenientes de los países árabes, combatir el grupo terrorista ISIS de manera tenaz, y relanzar la industria nacional para devolver la dignidad al pueblo trabajador. “Make america great again” y “Au nom du peuple” (en nombre del pueblo) son los lemas que rezan en cada uno de los mítines y discursos de ambos lideres políticos.

front national

 

Dicho lo anterior podemos sumar  los enormes vínculos históricos que unen ambos países.

El apoyo del Reino de Francia durante la guerra de independencia norteamericana (1775-1783), la intervención de Estados Unidos en las dos guerras mundiales a favor de una Francia ocupada, (1917-1918 y 1941-1945) como así también la participación activa de ambas potencias en lo militar y político, como principal brazo armado –junto a Gran Bretaña- de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), demuestran los fuertes lazos histórico y políticos que unen ambas naciones.


Sin embargo, en lo que a Marine Le Pen y Donald J Trump respecta, un acercamiento entre ambos líderes políticos no ha sido posible, o al menos, el mismo por razones que se desconocen no  sido del todo revelado.


Una visita relámpago a la ciudad de New York realizada dos semanas antes de la asunción de Trump por parte de la líder del Front National, acompañada del vicepresidente de dicho partido Louis Aliot, ha dejado un sabor amargo entre aquellos que ven con buenos ojos un posible acercamiento entre ambos caudillos.

El motivo, es que luego de haber permanecido más de tres horas en la Trump Tower del barrio de Manhattan, la candidata a presidente francesa no ha podido hacer contacto ni con Trump ni con ninguno de sus allegados. Quizá el motivo de su viaje no fuera este, sino algún otro cuyo trasfondo se desconoce, pero que a priori daría la impresión de que Le Pen se fue “con las manos vacías”.

 


La realidad del Front National es por demás complicada, sin aliados claros y visibles con suficiente poder político, a ello debe sumarse la incesante campaña basura desplegada por los medios de turno contra los principales representantes de dicho partido, que incluye entre otros ardides, una investigación judicial contra su jefa de gabinete por desvío de fondos y abuso de confianza.

En una Francia desbastada por las constantes olas migratorias de pueblos ajenos al sentir europeo, cuyo prometedores efectos de bienestar y enriquecimiento cultural han originado afectos inexorablemente adversos, un país cuyo identidad nacional se encuentra en caída libre como consecuencia de una política netamente antinacional y anti cristiana, el Front National parecería ser la única solución posible para volver a instaurar el orden en una nación sumida en el caos y la violencia.

paris inmigrants

 


Del otro lado del Atlántico y hasta aquí, muchas fueron las ilusiones antiglobalistas a lo largo y ancho del globo a raíz de la victoria del líder republicano. Sin embargo y a la fecha,  las medidas llevadas a cabo parecerían demostrar todo lo contrario.


La designación de un ex Goldman Sachs (Steve Mnuchin) como secretario del Tesoro, la partida del ex asesor en seguridad nacional Michael T. Flynn –hombre cercano a Putin-  como los acercamientos irrestrictos al Estado de Israel y el constante acoso de las fuerzas de la OTAN próximas a territorio Ruso (en la mayor escalda de tensión desde la guerra fría) demuestran que todavía nada ha cambiado.


Para algunos dicha política de Trump forma parte de un plan mayor, casi maquiavélico a fin de poder mantenerse en el poder y lograr así una cierta gobernabilidad,  con el objetivo de aplicar finalmente las medidas necesarias para rever la situación actual, mientras que para otros, la asunción de Trump se revela como un “total bluff”.

Bastará esperar el devenir de los acontecimientos en los próximos meses para comprender con certeza hacia dónde va este Nuevo Orden Mundial, su desintegración total o parcial, o su reafirmación bajo nuevos tintes “nacionalistas”.


Para Marine Le Pen y los allegados al Front National todavía queda un largo y áspero combate, primeramente contra los grandes medios, las falsas calumnias o acusaciones judiciales y, principalmente contra un pueblo indeciso, titubeante y preocupado ante un cambio tan radical en su modo de vivir y ver la realidad.

egalite

 

 

MENAGE ATROZ: DONALD TRUMP, LOS LATINOS Y LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN.

 

 

Detesto dar explicaciones, pero en este caso me veo en la obligación moral de hacerlo, las líneas que siguen a este sugerente título no es un artículo sobre las políticas del presidente Donald Trump, pues hasta la fecha estas no existen más allá del plano teórico, y a cualquier observador y crítico político sagaz la situación nos exige cuanto menos precaución, principalmente porque ya sabemos de sobra quien ejerce verdaderamente el poder en Estados Unidos y más aún con el recuerdo cercano de la experiencia de “Mr Change” Obama, que pese al estilo joven, dinámico y hasta “funky” de su campaña, pasará a la historia por el dudoso mérito de ser el presidente que más promesas electorales ha incumplido, empezando por el cierre de Guantánamo y la retirada de efectivos militares de Afganistán.

El tema que se va a tratar es la percepción por parte de los latinoamericanos del fenómeno Tump, y el papel que en su distorsión intencionada han jugado los medios de comunicación, siendo en última instancia una llamada a la reflexión y a la necesidad de profundizar e ir más allá cuando uno decide adquirir una posición política.

                                                                    Latinos for Trump
Cuando analizo la opinión pública de Ecuador, mi país de acogida, siempre recuerdo las tesis de Gustave Le Bon sobre la psicología de masas, especialmente lo tocante al carácter sentimental e irracional de éstas, y como precisamente este aspecto las convierte en algo perfectamente manipulable, y eso que cuando el autor francés desarrolló sus teorías los medios de comunicación aún se hallaban en fase embrionaria, por lo cual no tuvo en cuenta el potencial que estos tienen (y que sobradamente han demostrado), para encauzar los sentimientos de las masas hacía intereses concretos.


Sumemos a esta ecuación la anatemización de ciertas palabras, como es el caso del término “racismo”, suficiente para lograr el rechazo irracional de cualquier argumentación desde el simple momento en que se termina de pronunciar, uso en el cual, los profesionales de la (des)información son perfectamente diestros.


¿Por qué planteo estas premisas? Simplemente por el hecho de que toda la campaña política de Trump respecto a los países latinos, ha sido condenada de manera unánime por la opinión pública de éstos precisamente por eso, porque es “racista” ¿Sin embargo hasta qué punto podemos hablar de racismo en la campaña del nuevo presidente?


Simplemente el discurso de Trump ha hecho una crítica (poco sutil pero respetable) a la llegada masiva de inmigrantes procedentes de dos orígenes: los países musulmanes y México.

El  rechazo a esto no se ha basado en ningún caso en base a presunciones de carácter supremacista, si no en dos aspectos; en el caso de los musulmanes a la amenaza del terrorismo yihadista y en el caso de los mexicanos a su vinculación con el tráfico de drogas y con la devaluación de las condiciones laborales que la llegada de mano de obra barata y desesperada puede generar para los países receptores.

                                                                     marcha antitrump

Tampoco se ha hablado de deportaciones, ni de un cierre radical de las fronteras, pese a la hipérbole de “el muro”, simplemente un mayor control fronterizo y una erradicación de la inmigración ilegal.


No voy a entrar a debate sobre si son correctas o incorrectas esas medidas, y mucho menos si van a tener un efecto real, lo que si me gustaría es señalar las consecuencias hipotéticas que estas pudieran generar en Centro y Sur América, y es que no es bueno ignorar el hecho de que un muro funciona de manera bidireccional.


Me explico, comprendo una oposición a Trump por parte de la derecha liberal y otros apóstoles del libre comercio que pueden encontrar en las propuestas políticas del nuevo presidente una traba para sus negocios de carácter transnacional, enmarcados en la idea de las deslocalización de capitales y el abaratamiento de costos productivos mediante el empleo de mano de obra en ínfimas condiciones laborales. Ahí es perfectamente coherente el resentimiento ¿Pero qué ocurre con la izquierda?


Y más si tenemos en cuenta que la izquierda tradicional latinoamericana, a diferencia de la europea, siempre fue ardientemente nacionalista, llegando a popularizar a lo ancho del globo lemas tan sonoros como el célebre “gringo go home”, ¿Por qué entonces se oponen a lo que dice  Trump? ¿No es tal vez el primer presidente en décadas que ha renunciado a ese afán intervencionista y totalitario democrático que tan molesto ha resultado al militante de izquierdas latino? ¿No es tal vez una oportunidad de que por fin el “gringo” se marche a su casa y allí se quede, albergado tras su muro, cuidando de sus propios asuntos sin interferir en los de los demás? Sé que se trata de algo  de más que escasa probabilidad por lo planteado en mi primer párrafo, ¿Pero acaso no es un aspecto digno de contemplar?
Sin embargo, la inmensa mayoría de ciudadanos ecuatorianos de izquierdas no ha reparado en este aspecto, pues el uso mal intencionado de la palabra maldita “racismo” y la carga sentimental que arrastra, se ha impuesto a cualquier análisis geopolítico y estratégico, logrando, de este modo los medios, como si del Flautista de Hamelin se tratara, que izquierda y derecha bailen de manera antinatural al mismo son y que expresen juntos y a voz unánime su rechazo a Trump “el racista”, grito de guerra que por cierto coincide plenamente con los intereses de los globalistas,

¡Que coincidencia! ¿No?

La Ley Maritíma Internacional y del Almirantazgo de Washington D.C. bajo el gobierno Trump
 

 

 

La cordial invitación me llegó semanas atrás, y consistía en participar del lanzamiento de Blindenblick.com, con una discusión que versara sobre la denominada “Era Trump”, ante lo cual acepté el compromiso de exponer mi punto de vista sobre un asunto que aparece cargado de expectativas, y esperanzas para quienes nos consideramos opositores a globalistas, o unipolaristas, o-simplemente- opositores a la temible agenda del Nuevo Orden Mundial.

Me dispuse a cumplir con mi promesa, y escribir un poco sobre algo en lo cual, entiendo que no se ha puesto debida atención.
Me refiero a un simple pero desafiante párrafo en el discurso de asunción de mando de Mr. Trump, cuyo texto transcribo:

“La ceremonia de hoy tiene un significado muy especial porque no estamos meramente transfiriendo el poder de un gobierno a otro, o de un partido a otro. Estamos transfiriendo el poder de Washington DC y devolviéndose a ustedes, la gente", dijo Trump.

 

asuncion

Mr. Trump está aquí hablando, - nada más y nada menos-, de restablecer el carácter de Nación Republicana en U.S.A., donde el poder resida en los ciudadanos en general, o al menos en una mayoría de ellos, que son quienes eligen a sus gobernantes e influyen en las decisiones que se toman.

A nadie pareció alarmar esta bravuconada de Mr. Donald Trump, porque aún pocos dudan que U.S.A. continúe siendo una república.

Nadie lo hace, a excepción de quienes están dentro del círculo más encumbrado del poder real, incluyendo al cuerpo de abogados norteamericanos afiliados al BAR (British Accreditaion Regency) que pertenecen a las CORTES del TEMPLE en la City de London, y, - en la otra vereda-, a unos cuantos patriotas norteamericanos opositores, rebeldes y notablemente bien informados.

Estos pocos, la tienen clarísima, y saben que U.S.A. ya no es una República, al menos en lo que a sus fundamentos concierne.

Pero no serían mucho más que estos quienes lo saben. Son poquísimos en relación a la población de más de 325.000.000 de pobladores (pobladores, y –como veremos-, no ciudadanos).
Como decía, es poquísima la gente que conoce la situación real en la que se encuentra la Nación Norteamericana desde 1871, cuando se creó el “ENCLAVE” conocido como el Distrito de Columbia, (D.C.) donde funcional la Corporación U.S.

Asumo que Mr. Trump se encuentra bien al tanto de todo esto y más. Entonces; Pretende Mr. Donald Trump, desconocer que el gobierno cuya sede se encuentra en Washington D.C., no es otra cosa que el Directorio de una “U.S. Corporación” ( que no es U.S.A., ya que existe un abismo entre ambos), que es y funciona como una Corporación desde 1871???

washinton

 

Y que,- además-, desde esa fecha, quienes hubieren aceptado reconocerse como “U.S. Citizens”, han perdido los derechos constitucionales del famoso “Bill of Rights”, y de nada les vale invocarlo en sus cortes ???

bandera

Donald Trump, desconoce que fue abolido el “Derecho Común”, y sólo funcionan las cortes del Almirantazgo, cuya jurisdicción se evidencia por la presencia de la bandera con sus golden fringes o flecos dorados, que anuncian el carácter marítimo en su lógica operativa jurisdiccional???

Desconoce Mr. Donald Trump que sus “U.S. Citizen” (al igual que nosotros en UY), NO TIENEN DERECHOS??? Porque son empleados franquiciaríos de la “U.S. Corporación”, y no sus ciudadanos.
Tales pobladores sólo cuentan con los permisos, licencias, o privilegios que la “U.S.Corporación” otorga o retira. No derechos. Sabe esto Mr. Trump??? Asumo que sí!!!

 

Acaso Mr. Trump se dispone a auditar la Reserva Federal???
Bueno, sería estupendo, deseable, pero......podrá sólo un presidente dispuesto, revertir el camino andado desde 1871???? O, quizá no esté tan solo.

 

rf

Debe saber Mr. Donald Trump que por lo tanto, U.S.A. NO PUEDE FUNCIONAR YA MAS COMO REPUBLICA, y que sus legisladores no son otra cosa que señuelos de una farsa, controlados por intereses de la”U.S. Corporación”, y que no reportan ni obedecen a su electorado. No podrían hacerlo, porque para ello, se necesitaría OTRA REVOLUCION!!!
Ahí está el tema.

Me temo que (concsiente o inconsciente ) ,Mr. Donald Trump forme parte de un plan de solución final para U.S.A. que comenzaría por una guerra civil,  para posteriormente, re implantar ley marcial, y terminar con la oposición nacionalista imponiendo una férrea dictadura sobre la población norteamericana.

Sólo basta ver los preparativos del F.E.M.A. para afrontar estados de desobediencia civil, sus campos de concentración ya listos, y su intimidante cantidad de parkings de féretros plásticos ”just in case” a lo largo y ancho del país.

Ahora...habrá que ver si pueden.

fema

 

De todas maneras, - si así fuera-, sería una jugada temeraria por parte del poder real, porque se podrían desatar fuerzas, adhesiones y lealtades insospechadas al movimiento iniciado por Trump, que pondrían en riesgo el control hegemónico que pretenden consagrar definitivamente.

Mientras tanto, disfrutemos a Trump, y que todo sea para bien.

 

In God We Trust !!!

 

P.D. Para quienes estén interesados en profundizar más en este tema, recomiendo mi trabajo:

“Ley_Maritima_Internacional_y_del_Almirantazgo_EXTRACTO.pdf”, que podrán encontrar en este mismo sitio.

http://blendenblick.com/index.php/roberto-sosa-del-puerto/ley-mari-tima-internacional-del-almirantazgo



 

La era Trump y Latinoamérica

 

El nuevo inquilino de la Casa Blanca representa una gran incógnita al carecer de una base ideológica como sus antecesores. Esto supone un desafío para los norteamericanos y el resto del mundo porque el carácter imprevisible de Trump podría generar tensiones geopolíticas, incertidumbre económica y retroceso en áreas como la investigación científica, la protección del medioambiente y los derechos civiles de colectivos y ciertas minorías étnicas.

 

 

El triunfo de Donald J. Trump en noviembre último resultó realmente inesperado para la mayoría del mundo, excepto para sus partidarios más acérrimos, aquellos seguidores de la clase blanca estadounidense conservadora, empobrecida y rural que perdió toda confianza o expectativa en el mal llamado “sueño americano” y anhela que EE. UU. sea grande de nuevo (Make America Great Again! fue lema de la campaña presidencial de Trump). Esta base social obrera, cristiana, poco educada y campesina, en la que apoyaron presidentes como Ronald Reagan y George W. Bush, esperaba con ansía un cambio, y eso fue precisamente lo que ocurrió y prometió Trump a lo largo de la campaña presidencial frente a una candidata demócrata que representaba al ‘establishment’ de la clase política afincada Washington D.C.

Este descontento con el rumbo que tomaba el país para un sector del electorado –tras ocho años de la presidencia de Obama- se trasladó finalmente a las ánforas el día de la elección y el resultado fue la apabullante victoria en el colegio electoral del candidato menos vinculado a la élite política. Ciertamente algo tenía que cambiar y muchos no se percataron de ello. El desgaste natural producido por una administración demócrata que se había quedado sin ideas, apelaba a una retórica vacía y no cumplió la mayoría de sus promesas, produjo el actual giro en la nación más poderosa del planeta.

Ahora bien, este nuevo escenario plantea una serie de interrogantes en América Latina, y en particular en mi país, Perú, porque se teme que el libre comercio, uno de los pilares del orden económico mundial, establecido tras el Consenso de Washington, puede verse afectado por la aplicación de políticas proteccionistas por parte del presidente republicano. Esto preocupa en demasía a aquellos países cuyo gran socio comercial es Estados Unidos, y también, en efecto, a aquellos que dependen principalmente de la exportación de materias primas o ‘commodities’ a otros mercados mundiales, toda vez que la reciente volatilidad experimentada por la incertidumbre norteamericana afecta directamente sus precios.

En el caso concreto de Perú, es preciso mencionar que el presidente Pedro Pablo Kuczynski (PPK) fue el primer mandatario de un Estado latinoamericano en reunirse con Trump en fechas recientes, algo que todavía no ha podido conseguir el presidente mexicano Peña Nieto tras el impase por su política antimigratoria y la construcción de polémico muro cuyo pago Trump

1

pretende endosarle a México. La visita del político peruano se gestó, según versión de la Cancillería, para afianzar los lazos económicos y diplomáticos entre ambas naciones. Sin embargo, se sabe que Perú fue escogido por su adhesión ideológica a las políticas económicas neoliberales implementadas a principio de la década de los noventa durante el gobierno de Alberto Fujimori, hoy sentenciado por delitos de lesa humanidad y corrupción. Perú ha sido exhibido en distintos foros internacionales como un caso de éxito para demostrar que el modelo económico funciona y puede ofrecer excelentes resultados macroeconómicos y sociales, a fin de combatir la inflación, generar crecimiento sostenido, elevar la calidad de vida, entre otros. Pero la realidad socioeconómica es muy distinta a como la pregona el Fondo Monetario Internacional (FMI) o el Banco Mundial (BM), toda vez que el modelo no ha podido reducir las enormes brechas sociales (la desigualdad) y la pobreza extrema continúa presentando resistencia para ser eliminada o reducida.

Si bien Trump todavía no ha definido las líneas maestras de su política exterior, y no parece potenciarla al nombrar como Secretario de Estado a Rex Tillerson, ex director ejecutivo de Exxon Mobil, inexperto en asuntos diplomáticos y geopolíticos, no es desconocido que América Latina ha perdido relevancia en las altas esferas de Washington; salvo por el particular caso mexicano, por compartir frontera con Estados Unidos y presentar desafíos en materia de seguridad por el elevado tráfico de drogas, la venta indiscriminada de armas y el constante flujo migratorio ilegal.

Se especula que el presidente Kuczynski consiguió la cita con Trump por sus conexiones con el sector empresarial norteamericano. PPK (Kuczynski) viene de las canteras universitarias anglosajonas (estudió en las universidades de Oxford y Princeton), trabajó en el mundo de las finanzas corporativas y radicó mucho tiempo en EE. UU. Además estuvo casado con la hija de un miembro de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos por Massachusetts. Su trayectoria profesional revela que pasó por el Banco Mundial bajo las órdenes de Robert Mcnamara, ex secretario de estadounidense; y también fue director de importantes de compañías petroleras, siderúrgicas, automotrices, etc. Destaca el hecho de haber participado en la reunión del Club Bilderberg que se realizó en Austria en representación del First Boston Capital en 19881. PPK obtuvo la ciudadanía norteamericana varias décadas atrás, la que le sirvió para operar fondos de inversión o capital privado en jurisdicciones como Delaware, conocido paraíso fiscal norteamericano, donde constituyó sociedades Off-shore para canalizar transferencias regionales entre distintas firmas.

Las vinculaciones antes descritas presentan a un claro operador de los intereses de los grupos de poder mundiales. Otro hecho que avala esta afirmación es el ‘lobby’ realizado por PPK para conseguir, mediante influencia política o participación directa en cargos públicos (antes de ser presidente fue primer ministro o jefe de Gabinete, ministro de Economía y ministro de Energía y Minas) modificaciones legislativas o contratos para las firmas que representaba como directivo o

11988 Bilderberg Meeting Participant List, del portal Public Intelligence. Publicado el 15 de febrero de 2010. Disponible en: https://publicintelligence.net/1988-bilderberg-meeting-participant-list/

2

asesor. Esto lo pudo comprobar The Wall Street Journal en 2007 mediante un reportaje sobre los arriesgados proyectos de Hunt Oil Co., una petrolera de Dallas, Texas, ligada a PPK2.

Durante la reunión trascendió que PPK solicitó a Trump facilidades, de parte de la Secretaría de Estado, para que dé visto bueno a la solicitud de venta de material bélico por valor de 660 millones de dólares. Esta operación sería clandestina porque existe un proceso en marcha por parte de las Fuerzas Armadas para adquirir esos equipos previa evaluación del material de los potenciales oferentes. Pero lo más importante o trascendental de su viaje se produjo cuando acudió a la Universidad de Princeton a recibir una distinción como exalumno destacado. Durante su presentación declaró que Estados Unidos no invierte mucho tiempo en América Latina, a diferencia de otras regiones como el Medio Oriente. “Estados Unidos se enfoca en aquellas áreas donde hay problemas. Como el medio oriente. No invierte mucho tiempo en América Latina pues es como un perro simpático que está durmiendo en la alfombrita y no genera ningún problema”3, señaló PPK.

Esto pone de manifiesto el vigente complejo de inferioridad de quien, aún en el inicio de la decadencia norteamericana, considera que Latinoamérica es y sigue siendo un patio trasero de EE. UU. Al respecto, el sociólogo e historiador peruano, Nelson Manrique refirió que “(...) el problema (de PPK) va por otro lado. No es el presidente de una nación latinoamericana (con la problemática carga histórica que esto supone en las relaciones con el vecino del norte, precisamente cuando se va a construir un muro para partir en dos a América) el que está hablando, sino un gringo conversando con otros gringos, recurriendo a los tópicos con que los gringos suelen caracterizar a sus vecinos del sur: mascotas a sobrellevar, como “un perro simpático que está durmiendo en la alfombrita”, o problemáticas, como Venezuela, a cuyo gobierno PPK ha pedido “dar un paso al costado”. PPK va a tener que definir de qué lado está su corazón”4.

Las declaraciones de PPK reflejan, sobre todo viniendo de un mandatario, el modo en que somos percibidos y nos concebimos a nosotros mismos frente al mundo. La servidumbre o esclavitud en el país todavía es mental, viejo rezago colonial, pese a los esfuerzos y campañas por reivindicar algunas expresiones culturales nacionales como la cocina peruana, la industria del pisco, importantes yacimientos arqueológicos y costumbres milenarias. Contrariamente a lo que se pudiera pensar, las aseveraciones de PPK no causaron mayor repudio o revuelo en la opinión pública nacional, salvo por algunas manifestaciones temporales de rechazo en redes sociales. No se convocaron marchas ciudadanas en señal de protesta ni el presidente fue interpelado por el Congreso. El asunto fue rápidamente olvidado a nivel local; sin embargo, en el ámbito continental el presidente venezolano Maduro reprochó duramente a PPK por tales afirmaciones.

2Hunt Family Rushes In Where Big Oil Fears to Tread por Bob Davis. Disponible en:

https://www.wsj.com/articles/SB119808938080039931

3Diario Gestión. PPK en Princeton: “Para EE.UU. América Latina es como un perro simpático que no genera problemas”, del 25 de febrero de 2017. Disponible en: http://gestion.pe/politica/ppk-princeton-eeuu-america- latina-como-perro-simpatico-que-no-genera-problemas-2183131
4Diario La República. De perros, chacales y ratas. Nelson Manrique. Disponible en: http://larepublica.pe/impresa/opinion/852354-de-perros-chacales-y-ratas

3

Esto dio lugar a una nota de protesta de la Cancillería peruana y el llamado a consultas del embajador peruano en Venezuela.

Las tensiones globales que ha creado Donald Trump

Durante la campaña electoral, el entonces candidato a la presidencia de Estados Unidos Donald Trump ya dio muestras, con sus afirmaciones y comentarios, de los conflictos diplomáticos que podría abrir en el caso de resultar elegido. Tras su llegada a la Casa Blanca, el republicano ha continuado tensando las relaciones con algunos países a golpe de decreto, algunos de ellos, aliados naturales. Estos son sus principales enfrentamientos y roces diplomáticos:

México

Las relaciones diplomáticas entre México y Estados Unidos no habían atravesado una situación tan crítica desde hacía décadas. El presidente de Estados Unidos ya avivó el fuego durante la campaña electoral cuando aseguró que los mexicanos son “gente con un montón de problemas, que traen drogas, crimen y son violadores”. Pero una vez al frente del país más poderoso del mundo, ha seguido escenificando un juego de dominio y poder con su vecino. El pasado 25 de enero Trump firmó la orden de construir un muro con México, una edificación que, según afirmó, pagarían los mexicanos.

Y la puesta en escena no pudo ser más humillante para el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto: Trump anunció su intención de firmar la orden un día antes, el mismo día en el que aterrizaron en Washington el secretario de Exteriores mexicano, Luis Videgaray, y el de Economía, Ildefonso Guajardo, para preparar el encuentro bilateral que Peña Nieto y Trump iban a mantener el 31 de enero. La situación llegó a tal tensión que el presidente mexicano canceló el encuentro.

Australia

Pese a tratarse de un aliado tradicional de Estados Unidos, Donald Trump mantuvo una tensa conversación telefónica con el primer ministro australiano, Malcon Turnbull, el pasado 28 de enero. Según algunos medios estadounidenses, Trump llegó a colgar el teléfono al australiano, aunque este lo negó después en una entrevista.

Lo que ninguno de los dos mandatarios ha desmentido es que la conversación fue tensa. Trump incluso presumió de esta dureza: “Créanme, cuando oyen hablar de las llamadas telefónicas duras que estoy teniendo, no se preocupen. No se preocupen”, dijo el presidente estadounidense. “Virtualmente, todos y cada uno de los países del mundo se han aprovechado de nosotros, pero eso no va a seguir sucediendo”, agregó.

Irak, Siria, Irán, Libia, Somalia, Sudán, Yemen

Tan solo dos días después de ordenar la construcción del muro en la frontera con México, Donald Trump adoptó otra polémica medida: decretó el cierre temporal de las fronteras de Estados Unidos para los inmigrantes de siete países de mayoría musulmana y para refugiados de todo el mundo.

Según el decreto que Trump firmó el pasado 28 de enero, los refugiados sirios tienen prohibida de forma indefinida la entrada en Estados Unidos. Además, vetó durante 90 días la entrada de extranjeros de varios países. Aunque en el decreto no los especificó, el texto remite a otro decreto que se aplica a Siria, Irán, Sudán, Libia, Somalia, Yemen e Irak.

China

Desde su triunfo en noviembre, Donald Trump y su equipo han emitido señales de su visión sobre China, a quien ven con cierta desconfianza. El presidente de EE UU dijo, por ejemplo, que el concepto de cambio climático “fue creado por y para los chinos con el objeto de hacer la industria de EE UU no competitiva”. Pero el último paso beligerante lo dio Rex Tillerson, el candidato de Trump a secretario de Estado, que el pasado 12 de enero amenazó con bloquear el acceso de China a las islas artificiales que este país construye en aguas en disputa en el mar de su sur.

China no tardó en reaccionar. Según recogió la prensa china un día después, si verdaderamente Trump se propone impedir el acceso a las islas artificiales, “abriría el camino a una confrontación devastadora entre China y EE UU”.

Palestina

Trump prometió durante su campaña electoral al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, que si ganaba las elecciones presidenciales de EE UU reconocería Jerusalén como la capital de Israel y trasladaría la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén, un anuncio que exasperó a Palestina. Aunque todavía no ha materializado ninguna de las dos promesas, el presidente estadounidense ha nombrado como embajador en Israel a David Friedman, un abogado defensor de los asentamientos en Cisjordania.

Alemania

El presidente de EE UU ha lanzado varas críticas a la canciller alemana, Angela Merkel, por su política de acoger a los refugiados, que calificó como “error catastrófico” tan solo cinco días antes de tomar posesión de su cargo. Donald Trump ya había criticado a Merkel en campaña por permitir la entrada de refugiados al esgrimir que pone en riesgo la seguridad europea.

Estonia, Letonia, Lituania

Los países bálticos no confían, tras la llegada de Trump, que en un hipotético ataque ruso recibirían el apoyo de EE UU como miembros de la OTAN. En una entrevista en julio de 2016 con el New York Times, el entonces candidato a la Casa Blanca no fue claro si ayudaría o no a Estonia, Letonia y Lituania en el supuesto de una agresión por parte de Moscú. “¿Han cumplido con sus obligaciones con nosotros?”, se preguntó Trump, en alusión a la aportación que hacen estos tres países a los efectivos de la OTAN: “Si cumplen con sus obligaciones, la respuesta es sí”. “¿Y si no?”, preguntó el periodista. Y esta fue la respuesta del presidente: “Bueno, no estoy diciendo si no, lo que realmente estoy diciendo es que hay muchos países que no han cumplido con sus obligaciones con nosotros”.


 

 

 

 

Estamos siendo testigos de los acontecimientos políticos más importantes del último siglo .
Parece haber un cambio de idea desde la cabeza del sistema y eso hace temblar todas las estructuras subalternas.
Como una crisis de identidad en la adolescencia la respuesta ah sido básicamente un rechazo y una negación de la realidad .
El discurso mayoritario es que ganó el odio sobre la civilización , la convivencia pacífica y la libertad .
Fuimos testigos de la mayor concentración de mujeres en la historia de USA para oponerse al misógino y racista de Trump.
Y el epítome y resumen de esta concentración es cuando los artistas , esas personas tan admiradas por el populacho común , toman el micrófono para expresar sus deseos violentos de atentar contra la democracia .

Sin embargo un ínfimo análisis a esta retórica nos llena de dudas de la capacidad intelectual de sus referentes así como de sus seguidores .
No simplemente porque la artista llamada Madonna hubiese prometido fellatios a todo aquel que votara por Clinton .
Sino porque Clinton nunca defendió La Paz , ni la libertad , ni la democracia.Clinton estuvo directamente implicada en la muerte de Gadaffi dejando a Libia a manos de los radicales , provocando una invasión masiva de inmigrantes a Europa y financiando con los despojos del coronel los radicales en Siria .
Buen trabajo Clinton .
Madonna no se entera .
En una famosisima entrevista que aún se puede encontrar en internet , Hillary con una sonrisa de oreja a oreja parafrasea el famoso “veni vidi vinci “, diciendo vinimos , vimos , lo matamos , a lo cual suelta una estruendosa carcajada.
Probablemente no lo has visto en tu canal de siempre.

La oposición a Trump no es solo desde el colectivo de mujeres que se manifestó , Soros el multimillonario que ah perdido billones desde la asunción de Trump juega un papel muy importante.
El mismo Soros que maneja una cadena de ongs que también bajo los mejores argumentos que el publicista le pueda dar , a estado interviniendo en los intereses de naciones soberanas por anos.
No en vano el presidente Vladimir Putin a echado sus organizaciones fuera de Rusia.

Si miramos la foto desde un poco más de distancia veremos dos posiciones enfrentadas que son la globalización vs el nacionalismo.
Es una lucha sin cuartel que comenzó anos ah , pero se recogen sus frutos ahora.
Como una fila de fichas de dominó , comienzan a caer las estructuras de poder que mantenía el sistema “Soros”, para pasar a posicionarse a una visión nacionalista en todo el mundo.

Producto de la democratización de la información ( ergo internet) cada día los usuarios de los servicios informativos habituales , decir televisión o radio , están cambiando sus hábitos hacia la web.
Millones migran de medios tradicionales a los nuevos medios , que han dejado de ser alternativos para convertirse en mainstream con una visión del mundo bastante mas oscura que el castillo de rosas que el premio nobel de la paz vendía mientras atacaba 7 países a la vez.
Pero de esto Madonna tampoco se entera.

Las visiones idílicas están dando paso al sentido común para que caigamos todos en la cuenta que todavía está en nuestras manos arreglar este destuerto.
Esta revolución es la que  intentan evitar , por eso están plantando la semilla de la desconfianza en los sistemas de votación de EEUU y Europa alegando que Rusia lo hizo ya y lo volverá a hacer.

Pero de esto ya nos darán para escribir en el futuro.
Lo que están cayendo , no son estructuras de poder, no son gobernantes ni sistemas.

Son paradigmas.





@blendenblick